Rendirse en el matrimonio

Rendirme en mi matrimonio o tener fuerza para seguir hacia adelante

Rendirme y tirar el matrimonio echando a volar o aguantarCada persona debe de tener claro qué quiere y qué no quiere en su vida.

Ciertas cosas en la vida necesitan acabar antes de que ellas acaben contigo y el problema es saber detectarlas y tomar las decisiones a tiempo.

No es rendirse sino saber que ya fue suficiente si es el caso, o de querer continuar hacerlo con ilusión.

El divorcio no es una tragedia si por desgracia tiene que llevarse a cabo, la tragedia es tener un matrimonio infeliz y no saber salir de él.

El peor sentimiento es no saber si esperar un poco más o rendirse y por ello debemos de hacer una reflexión interior para aclarar lo que sentimos y tratar de conseguirlo con independencia de lo que nos cueste conseguirlo.

El tiempo no nos permite olvidar pero sí soltar y seguir si sabemos valorar nuestra situación y querernos bien que supone que luchemos por aquello que nos hace verdaderamente felices.

Dependes de como lo enfoques puedes tener motivos para tomar la decisión más acertada. No debemos de pensar qué debemos hacer o qué nos dicen que debemos hacer sino hacer aquello que verdaderamente anhelamos.

  • Si te rindes hoy de nada valdrá el esfuerzo que hiciste ayer.
  • El fracaso es temporal pero darse por vencido es para siempre.

Rendirse en una relación sentimental y acabar en ruptura se puede superar al igual que normalmente antes de tener la relación actual se tuvieron algunas que nos hicieron sentir que no había nada más allá y después vivimos una relación sentimental bonita que puede acabar, o no, pero debemos de aprender por experiencia que un final a tiempo es el principio de algo nuevo diferente a lo anterior.

Lo importante es aclarar lo que queremos hacer con nuestra vida, sólo es una y es sólo nuestra aunque podamos acompañarla en cada ámbito y en cada momento con diferentes compañeros de viaje.

Tenemos que querer a nuestra pareja y nuestra pareja tiene que querernos, pero no es querer de cualquier manera, sino querer bien de una manera sana, respetuosa y sincera.

Cada paso nos hace aprender y cada caída nos expone al reto y esfuerzo de levantarnos y seguir o cambiar, es la oportunidad de saber que tenemos la libertad de decidir en nuestra vida, nuestra pareja y nuestro matrimonio.

 

Rendirme o seguir adelante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *